Causas de las Cruzadas

Durante casi 200 años, concretamente entre 1095 y 1291, se realizaron en Europa Occidental expediciones militares llevadas a cabo por cristianos, que recibieron el nombre de Cruzadas. Su finalidad era quitar a los musulmanes su dominio de la Tierra Santa, nombre con el que se conoce a lugares como Jerusalén, de peregrinación cristiana.

Estas expediciones de tipo militar cuyo objetivo era dominar Jerusalén y por consiguiente, recuperar para los cristianos todos los lugares sagrados que se encontraban en manos de los musulmanes, recibieron este nombre por la cruz que los guerreros llevaban bordadas en sus pechos. A lo largo de todos estos años, hubo un total de ocho campañas.

Hubo cuatro cruzadas principales de las cuales la primera fue conocida como cruzada popular por la enorme cantidad de personas de diferentes clases sociales que participaron. En esta ocasión al atravesar Asia Menor, los cruzados fueron masacrados por los turcos. Tras la primera Cruzada apareció la figura de los caballeros templarios, una de las órdenes militares de cristianos más poderosas de toda la Edad Media, cuyo propósito, en un principio, era proteger a los cristianos que iban hasta Jerusalén.

Las Cruzadas

La segunda cruzada tuvo lugar en el año 1147 y estuvo dirigida por el imperio germánico y los emperadores franceses. Los cruzados no consiguieron sus objetivos y la ciudad de Jerusalén fue recuperada en el año 1187 por los musulmanes. La tercera cruzada aconteció en 1189, esta vez dirigida por Francia, Alemania e Inglaterra y a a pesar de haber conseguido algunos resultados positivos, tampoco consiguieron quitar a los turcos Jerusalén. En la cuarta cruzada los motivos de la misma se desvirtuaron y el ataque se dirigió hacia Constantinopla, ciudad que se convirtió en un reino latino hasta que en el año 1261 los bizantinos consiguieron recuperarla.

Las causas de las Cruzadas

Aunque existen una gran cantidad de opiniones diferentes sobre las causas que provocaron esta campaña, lo cierto es que fueron impulsadas principalmente por causas políticas, religiosas y económicas.

Causas políticas

En el siglo XI los turcos de religión musulmana y procedentes de Turkestan, conquistaron Bagdad dominando las tierras que van desde Jerusalén hasta el Golfo Pérsico y establecieron en Nicea su capital creando un gran temor en el emperador de Constantinopla Alejo I, que solicitó incluso ayuda al Papa. Éste unificó en el Concilio de Clermont en el año 1095 la idea de las Cruzadas, invitando a todos los nobles y príncipes cristianos a emprender una campaña contra los musulmanes.

Causas religiosas

El pueblo europeo contaba por esta época con una importante fe religiosa, algo que aprovechó el Papa conocido como Urbano II, para predicar la lucha contra los infieles musulmanes. Y es que la rivalidad entre la religión islámica y el cristianismo era patente debido a que los europeos ansiaban recuperar del poder de los turcos el Santo Sepulcro.

Causas económicas

Las Cruzadas prometían fama, fortuna, gloria y tierras nuevas a los adiestrados en guerra, mientras que a los vasallos, se les prometió riquezas y libertad. Además el deseo de emprender con Oriente comercio, algo que impedían los pueblos musulmanes, fue otro punto a sumar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.