Causas de la migración

Usualmente, entendemos como migración al desplazamiento de la población (ya sea que se trata de población humana o población animal) que se realiza desde un determinado lugar (lugar de origen) hacia otro (lugar de destino).

Esto produce un cambio de residencia, en el caso de las migraciones humanas, o un cambio del hábitat en el caso de las migraciones animales. Es un fenómeno que ocurre desde siempre y, por tanto, ha merecido el estudio desde diferentes tipos de enfoques por sus consecuencias. Pero, ¿cuáles son sus causas?

La migración humana y sus causas

La migración se ha dado en todas las etapas de la historia, permitiendo que la humanidad ocupara, prácticamente, la totalidad del planeta.

Las migraciones han ocurrido durante toda la historia

Dado que la movilización de personas de un lugar a otro constituye un complejo fenómeno demográfico, los especialistas que se han ocupado de estudiarlo coinciden en determinar que sus principales causas pueden ser:

Causas socio-económicas

En este ítem es donde hallamos, tal vez, la causa fundamental de todo proceso migratorio. Los estudios demuestran que hay una relación muy estrecha entre el desarrollo socioeconómico y la inmigración. Como polo opuesto, existe la misma relación entre el subdesarrollo y la emigración. Basta con ver diferentes medios de noticias para comprender que la gran mayoría de los migrantes buscan mejorar su situación económica, tratando de dejar atrás la pobreza y buscando un mayor acceso a fuentes laborales que reporten una mejor remuneración para prosperar junto a su familia.

Causas políticas

Todavía en nuestros días, las personas siguen movilizándose por persecuciones y venganzas políticas, especialmente en países que están bajo un régimen totalitario. En estos casos, en el que las personas abandonan su país por razones políticas, los migrantes son también denominados exiliados políticos (tal fue la situación de los españoles después de la Guerra Civil, o en Argentina durante la última toma del gobierno por parte de las fuerzas militares). Actualmente, Europa sufre una crisis migratoria cuyos motivos son las luchas internas en diferentes países que tienen un alto impacto en la porción más vulnerable de sus poblaciones.

Causas familiares

Es sabido que los vínculos familiares son un factor poderoso en cualquier movimiento que realicen las personas, dado que a un solo grupo familiar no le resulta fácil establecerse en otro país o región sino que son necesarios un grupo mayor para asistirse mutuamente. Dentro de este ítem se puede incluir la llamada migración infantil, que ocurre principalmente como consecuencia de la movilización de los adultos o como deseo de estos por una mejor vida de sus hijos.

Causas culturales

Se trata de otro factor determinante, en la gran mayoría de los casos de la población que abandona las regiones rurales, ya que buscan muy especialmente mejorar sus posibilidades educativas. Suyas y de sus hijos, pues la franja etaria que migra suele tener, o estar en condiciones de tener, hijos pequeños. Naturalmente, en esta situación, se entiende como cultura a la religión, el idioma, las tradiciones, las costumbres, etc.

Causas bélicas y otros conflictos internacionales

Como resulta prácticamente obvio, estas situaciones son una fuente real de migraciones forzadas, haciendo que la población realice desplazamientos masivos ya sea huyendo del país o ejército vencedor. Lamentablemente, los ejemplos abundan: la Segunda Guerra Mundial en Europa; las guerras en África, que involucraron (e involucran) a países como Biafra, Uganda, Somalia, Sudán, y Libia entre otros.

Catástrofes generalizadas

En menor medida, pero no por ello insignificantes, tenemos a los grandes terremotos, las inundaciones, las sequías que se sostienen en el tiempo, los ciclones, tsunamis, epidemias y otras catástrofes de origen natural o social. Estas condiciones están agravadas por el hecho de una población que crece y la consecuente ocupación de áreas de mayor riesgo.