Causas de la diabetes

La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por una anormal regulación de la glucosa en la sangre. El diagnóstico de la diabetes se logra cuando el nivel de glucosa presente en la sangre es muy elevado, y una vez diagnosticada es de carácter crónico.

Puede presentarse como una insuficiencia en la producción de insulina (diabetes tipo 1), o como una producción de insulina ineficaz (diabetes tipo 2). Esta última es la más común, presentándose en el 95% de todas las personas afectadas por esta enfermedad.

¿Qué es la glucosa?

La glucosa es una sustancia orgánica producida por nuestro propio cuerpo al digerir los alimentos que ingerimos. Circula por nuestra sangre para que nuestro organismo pueda utilizarla como fuente de energía. Pero necesita ser regulada para ser absorbida por nuestros órganos y tejidos, de lo contrario se iría acumulando en la sangre sin llegar a destino. Justamente de esa tarea se ocupa la insulina, una hormona producida por el páncreas.

La diabetes mellitus obtuvo ese nombre en 1675 gracias a Thomas Willis

Si los niveles de glucosa están por encima de lo normal, se dice que la persona padece hiperglucemia. Eso puede afectar seriamente diferentes órganos como los ojos, riñones y el corazón.

En el caso contrario, si esos valores están por debajo de lo normal, se denomina hipoglucemia. Una persona con hipoglucemia puede presentar temblores, pérdida de la memoria, mareos, visión borrosa y hasta pérdida del conocimiento.

Diabetes tipo 1

Este tipo de diabetes se produce cuando es nuestro propio cuerpo el que se vuelve contra sí mismo. El propio sistema inmunológico destruye las células del páncreas que crean la insulina. Al no haber insulina, no hay forma natural de regular la glucosa en la sangre. Es por eso que las personas afectadas por el tipo 1 requieren un adecuado plan de alimentación y la aplicación de inyecciones de insulina.

No hay consenso sobre la existencia de causas específicas que provocan este tipo de diabetes, pero se ha detectado que puede haber varios disparadores involucrados:

  • Una infección bacterial o viral.
  • Toxinas de origen químico en la comida.
  • Una predisposición congénita.
  • Elementos no identificados que pueden causar una reacción autoinmune.

Se la llama enfermedad autoinmune porque, como decíamos más arriba, es el propio cuerpo que se torna nuestro enemigo, atacándose a sí mismo.

Diabetes tipo 2

Esta es la forma más común de la enfermedad. Solía aparecer en personas mayores de 40 años, pero los hábitos alimenticios de nuestros días parecen ser propicios para su aparición más temprana. Aunque la principal causa para que una persona desarrolle esta condición es el componente hereditario, existen numerosos factores de riesgo que podrían aumentar las posibilidades.

Esos factores incluyen las siguientes causas:

  • Obesidad.
  • Llevar un estilo de vida sedentario.
  • Una dieta inadecuada.
  • Otro factor que podría producir la aparición de este tipo de diabetes es el embarazo, conocida como diabetes gestacional, pero sus causas todavía permanecen desconocidas.
  • El síndrome de Cushing, conocido por una producción excesiva de la hormona llamada cortisol y que, a su vez, eleva los niveles de glucosa en la sangre.
  • El glucagonoma, un tumor muy poco frecuente pero que se localiza en el páncreas y provoca hiperglucemia.
  • El tratamiento con esteroides, que muchas veces provoca el aumento de los niveles de glucosa en la sangre.

Normalmente, el tratamiento de la diabetes tipo 2 se basa en la confección de una estricta dieta alimenticia y la actividad física. En casos extremos, también se suele recurrir a la administración de insulina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.