Causas de las hemorroides

Las hemorroides son inflamaciones de las venas localizadas en la zona del recto y del ano. En sí no constituyen una enfermedad, sino que producen una serie de síntomas que pueden llegar a ser verdaderamente molestos. Es por eso que los médicos, normalmente, prefieren referirse a ello como síndrome hemorroidal.

En realidad, cualquiera de nosotros puede tener hemorroides y no saberlo por no padecer síntoma alguno. Recién podemos enterarnos al comenzar a sentir molestias que nos llevan a una consulta con nuestro médico.

En sí, las hemorroides no constituyen una enfermedad

Las hemorroides suelen aparecer recién a partir de los treinta años. Muy rara vez se presentan antes de esa edad, o en la vejez.

Causas y factores que favorecen la aparición de hemorroides

La principal razón para la aparición de hemorroides es debido a que las venas del recto y el ano se ven, de forma reiterada, sometidas a altas presiones. La causa más común para que ello suceda es el estreñimiento, pues la persona comienza a realizar grandes esfuerzos sobre la zona anal, provocando de esta manera una irrigación sanguínea fuera de lo normal.

Así, cuando la cantidad de sangre que se debe devolver al corazón es excesiva, las venas tienden a inflamarse. Ante esta situación, las venas inflamadas pueden prolapsar hacia el exterior del canal anal, dando origen a la patología hemorroidal. También puede suceder que con el estreñimiento puede acumularse material fecal en el recto, y presionar las venas.

Pero el estreñimiento no es la única causa: el trastorno contrario, la diarrea puede favorecer la aparición de hemorroides debido a que las heces líquidas producen la irritación de las venas ante las continuas evacuaciones de este tipo.

Ahora bien, además de tener la mala fortuna de padecer alguno de estos trastornos temporales (diarrea o estreñimiento), existen un número de factores que juegan en nuestra contra, favoreciendo la aparición de hemorroides.

Algunos de estos factores son:

  • Sobrepeso u obesidad: en esta situación, la zona abdominal tiende a producir un aumento de la presión sobre el suelo pélvico.
  • Embarazo: en principio, los cambios hormonales que se dan durante esta etapa suelen causar estreñimiento. Por otro lado, el feto, en especial al llegar a las últimas semanas, produce un aumento de la presión sobre la zona pélvica de la misma forma que se da cuando se tiene sobrepeso. En el parto, el esfuerzo realizado también puede provocar hemorroides.
  • Mala postura: todos solemos pasar varias horas a diario de pie o sentados, especialmente en el trabajo. Por eso es recomendable cambiar de posición o levantarse cada cierto período. Y hablando de trabajo, cargar material pesado también es un factor a tener en cuenta.
  • Genética: si la persona tiene padres o abuelos que padecieron de hemorroides, existe una altísima probabilidad de que vaya a sufrirlas.
  • Dieta: el consumir alimentos no muy ricos en fibras favorece el mal funcionamiento del tracto intestinal. El consumo de alimentos sazonados con especias picantes también representan un factor importante en la aparición de hemorroides.
  • Intestinales: algunas personas padecen lo que se ha dado en llamar colon irritable. Se trata de una enfermedad caracterizada por provocar dolores abdominales y alteraciones en el tránsito intestinal, yendo de períodos de estreñimiento a otros dominados por episodios de diarrea.
  • Menstruación: algunos estudios han permitido sugerir que el ciclo menstrual puede, en algunos casos, incidir en su aparición o en el incremento de los síntomas. Se llega a esta conclusión dado que en las hemorroides hay receptores estrogénicos.