Causas de presión baja

Una de las afecciones que todas las personas padecen alguna vez está relacionada con la presión arterial. En otro artículo nos referimos a la hipertensión, que es cuando la medición de la presión nos devuelve valores más altos de lo normal. En esta oportunidad vamos a hablar sobre las causas que provocan resultados inferiores a los normales.

Hablamos de presión baja, o hipotensión, cuando la medición nos devuelve valores inferiores a 90 sobre 60.

A la presión arterial baja se la denomina hipotensión

En estos casos el corazón, el cerebro y otras partes vitales del cuerpo no están recibiendo la suficiente cantidad de sangre.

¿Qué provoca la presión baja?

Antes de avanzar sobre sus causas, es necesario establecer una diferenciación importante de los tipos de presión baja. En primer lugar, cuando se desconocen los motivos por el cual la presión arterial cae a valores inferiores a los normales, se dice que estamos ante una presión baja primaria. Este tipo de hipotensión es bastante habitual y, por lo general, resulta permanente. Las estadísticas muestran que ocurre con mayor frecuencia entre personas jóvenes y delgadas, principalmente mujeres. Por esta razón, algunos médicos la llaman hipotensión constitucional, haciendo referencia a la constitución física. Se cree que puede ocurrir debido a factores hereditarios, aunque hay quienes lo atribuyen al medio ambiente y ciertas infecciones.

Otro tipo de hipotensión, la presión baja secundaria, es cuando sí se conocen las causas orgánicas que la provocan. Generalmente se trata de un síntoma de otra enfermedad existente. También, pero en menor medida, puede deberse a la ingesta de ciertos medicamentos, hemorragias o una pérdida considerable de líquidos.

Por último, tenemos la hipotensión ortostática, que es provocada por un cambio brusco y repentino de la posición del cuerpo. Por ejemplo, sucede cuando una persona pasa de estar acostado a estar parado en un movimiento súbito. Esto se ve mayormente en adultos mayores, en personas que padecen presión alta o son afectados por el mal de Parkinson.

Enfermedades que causan la presión baja

Por todo lo explicado en los párrafos anteriores, al enumerar ciertas enfermedades como causales de presión baja, queremos dejar en claro que nos estamos refiriendo a las causas de la hipotensión secundaria.

Entre las enfermedades que pueden provocar una disminución de la presión arterial, tenemos:

  • Hipotiroidismo
  • Enfermedad de Addison (trastorno en la corteza suprarrenal)
  • Insuficiencia de las funciones de la hipófisis
  • Trastornos cardiacos
  • Hipovolemia (deficiencia de líquido)
  • Hiponatremia (deficiencia de sal)

Medicamentos que causan la presión baja

Tal como decíamos más arriba, algunos medicamentos también pueden ser responsables por la presión baja. Entre ellos, tenemos:

  • Psicotrópicos (antidepresivos y ciertos estimulantes como la efedrina)
  • Agentes antiarrítmicos (ingeridos para las arritmias cardiacas)
  • Antihipertensores (para la presión arterial alta)
  • Diuréticos
  • Fármacos coronarios
  • Fármacos vasodilatadores

Si bien no son medicamentos, vale agregar a esta lista el abuso de sustancias como el alcohol y los analgésicos.

Otras causas

Hacemos este apartado para listar una serie de causas de la presión baja ortostática. Decíamos más arriba que se produce cuando el cuerpo sale de la posición recta horizontal de forma repentina, provocando que la sangre se agolpe en las extremidades inferiores. Esto puede ocasionar mareos y, en algún caso extremo, una lipotimia.

La presión baja ortostática también puede deberse a:

  • Lesión nerviosa causada por la diabetes
  • Daños en las neuronas cerebrales, generalmente causados por la enfermedad de Parkinson, hidrocefalia y el alcoholismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.