Causas de la anorexia nerviosa

La anorexia nerviosa se caracteriza por una serie de trastornos graves que afectan a la conducta alimentaria comprendiendo períodos en los que se elimina el consumo de alimentos, (anorexia) que se alternan con otros de ingesta compulsiva, (bulimia).

Las personas que son diagnosticadas con este trastorno cuentan con un índice de masa corporal mucho más inferior del que le correspondería según su altura, edad y sexo, ocasionado además de por la privación de alimentos, por el abuso de diuréticos o laxantes y por sesiones de ejercicio agotadoras con el único objetivo de perder peso.

En todos estos casos el paciente no es capaz de reconocer el problema que tiene de degaldez extrema y niegan su condición, llegándose a alejar incluso de las personas más cercanas a él ya que piensan que lo único que pretenden es hacerle “engordar”. Esta patología afecta en un mayor número a las mujeres y suele aparecer en torno a los 17 años, resultando prácticamente infrecuente su aparición a partir de los 40 años.

Anorexia

Causas de la anorexia

Es muy complicado establecer unos parámetros comunes para este trastorno de la alimentación, especialmente por el componente psicológico que ofrece y la enorme variación de síntomas y de signos que existen entre unas personas y otras, aunque se puede hablar de varios factores que predisponen a la aparición de la anorexia.

Se habla de un componente genético que se encuentra ligado al gen 5HT-2A ya que se ha detectado en un número bastante elevado de pacientes que han sido diagnosticados con este desorden alimentario y que se ha activo por una situación de malnutrición.

Así mismo se ha relacionado esta enfermedad con alteraciones psiquiátricas como trastorno obsesivo compulsivo o con depresiones.

En cuanto a los factores culturares se puede hablar de los cánones existentes de belleza inalcanzables que la sociedad ha impuesto así como un culto excesivo al cuerpo. El comienzo de una dieta restrictiva, también es un facto precipitante de esta enfermedad.

Tratamiento de la anorexia nerviosa

El tratamiento de este trastorno es multidisciplinar, es decir, que se necesita una acción conjunta del médico familiar, de un psiquiatra, de un psicólogo, del ginecólogo y de un endocrino. Los puntos que deben tratarse principalmente en este tratamiento son:

  • La modificación de sus hábitos alimentarios, siendo necesario “re-educar” al paciente en cuestión de alimentos, comenzando para ello con una dieta baja en calorías que irá aumentando de manera progresiva hasta conseguir cubrir las necesidades de cada paciente.
  • Un control de peso regular para comprobar que se va aumentando a la semana los 250 gramos o 500 gramos que son necesarios.
  • El ejercicio físico se debe restringir por completo e ir introduciéndose cuando se vaya recuperando el paciente de manera progresiva.
  • Es necesario llevar unos controles de sangre regulares para evitar complicaciones en el organismo.
  • Por supuesto deberá seguir una terapia farmacológica para evitar comportamientos ansiosos y depresivos y una terapia psicológica, ya sea personal o en grupo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.