Causas de hipotensión

La hipotensión es una condición en que la presión sanguínea está más baja que lo normal, ya sea de manera temporal o de forma crónica. Esta presión baja puede provocar una serie de problemas incluyendo desmayos, mareos, debilidad, nauseas y confusión general entre otras. La hipotensión es el opuesto a la hipertensión.

La presión arterial normal en un adulto está entre los 90/60 mmHg y 120/80 mmHg. Si los números son más bajos estamos ante un caso de hipotensión, cuya gravedad dependerá de qué disminuida esté y la duración del episodio.


Las causas de la hipotensión son múltiples y pueden ser puntuales, generando un episodio aislado o, crónicas provocando que esa persona sufra de presión arterial baja de manera frecuente. El tratamiento dependerá de qué es lo que la provoca.

La hipotensión se puede detectar midiendo la presión arterial con un tensiómetro

Causas de la hipotensión

La presión arterial baja, también conocida como hipotensión, es más común de lo que se cree cuando se trata de episodios aislados, especialmente en niños y adultos jóvenes, pero cuando se convierte en algo crónico estamos ante una condición que podría causar problemas más graves.


Entre las causas de la hipotensión destacan:

Arritmias cardíacas

Los cambios repentinos en el ritmo cardíaco son conocidos como arritmias, las que pueden acelerar o disminuir los latidos cardíacos. Justamente en este último caso se produce la hipotensión.

Malformaciones o insuficiencias cardíacas

Cualquier problema que dificulte o altere el funcionamiento cardíaco normal puede provocar hipotensión, yendo desde malformaciones a disminución de la actividad cardíaca producto de enfermedades.

Ataques al corazón

Uno de los síntomas de un ataque cardíaco puede ser la hipotensión, ya que se genera una disminución de la frecuencia de los latidos que puede ser la señal previa a una detención completa de su funcionamiento.

Enfermedades infecciosas

Si el cuerpo está luchando contra una infección, la presión arterial puede bajar ya que el organismo esta falto de energía o esa misma infección puede alterar el ritmo del corazón.

Desequilibrios hormonales

El mal funcionamiento de las glándulas encargadas de secretar hormonas que regulan los procesos del cuerpo, pueden dar paso a episodios de hipotensión. La baja de presión arterial por causas hormonales suelen estar ligados a la disminución de la actividad de las glándulas tiroides y suprarrenales.

Hemorragias

La pérdida rápida de sangre causa hipotensión, ya que el corazón no puede bombearla como debería. Si la hemorragia es prolongada, el cuerpo puede entrar en shock generando un paro cardíaco.

Reacciones alérgicas

La hipotensión puede ser resultado de reacciones alérgicas fuertes a diferentes cosas, siendo parte de una anafilaxis que de no ser tratada a tiempo puede terminar en la muerte.

Deshidratación

La hipotensión es uno de las señales de deshidratación corporal, ya sea por falta de consumo de agua o, producto de vómitos o diarrea. Estas últimas condiciones podrían generar un desequilibrio de electrolitos en la sangre, lo que hace bajar la presión arterial.

Enfermedades neurodegenerativas

En pacientes con enfermedades neurodegenerativas como el mal de Parkinson, ciertos movimientos bruscos o el salir de un estado de reposo prolongado podrían provocar un episodio de hipotensión.

Efecto secundario de medicamentos

Hay una gran cantidad de medicamentos que tienen como posible efecto secundario el generar hipotensión, ya sea episodios aislados o un estado de baja presión arterial duradero. Ante la aparición de este problema, hay que consultar de inmediato con un profesional de la salud.

Existen otras causas para la hipotensión, lo importante es saber detectarla y tener un control de nuestra presión arterial para saber si se está en riesgo de presentar una baja de presión, algo que se puede hacer con tensiómetros para uso casero o acudiendo a farmacias o establecimientos de salud primaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.