Causas de neumonía

La neumonía es una enfermedad infecciosa caracterizada por la inflamación de los sacos pulmonares, los cuales se llenan de líquido. Esta peligrosa condición de salud afecta principalmente a niños, ancianos y personas con problemas inmunitarios.

Esta enfermedad respiratoria puede ser causada por virus, bacterias u otro tipo de microorganismos, aunque la forma de adquirirla y qué la causa varía bastante. Pese al paso de los años, la neumonía sigue siendo una de las principales causas de muerte en todo el mundo.

Los casos de neumonía pueden ser más o menos graves según qué las causa y la salud general del paciente, ya que de ello también depende el tipo de tratamiento que recetará el médico y que va desde reposo en casa a hospitalizaciones y terapia física.

La neumonía está entre las principales causas de hospitalización en el mundo

Bacterias comunes

La bacteria Streptococcus pneumoniae es la principal causante de neumonía en el mundo. Generalmente se presenta después de una gripe o resfrío que empeora y evoluciona hasta esta condición pulmonar.


Hay otras bacterias comunes que pueden provocar neumonía, pero son casos menos serios y que no revisten de mayor gravedad. Estos tipos de neumonías son tratables con antibióticos y otros medicamentos.

Virus comunes

Las neumonías virales son menos frecuentes y más leves que las provocadas por bacterias, dándose muchas veces por efecto de la complicación de una gripe común, especialmente en niños y ancianos. Al tener como causante a un virus, no se pueden tratar con antibióticos.

Hongos

La neumonía causada por hongos se da principalmente en pacientes con sistemas inmunes comprometidos. Estos microorganismos entran al cuerpo tras aspirarlos o incluso consumirlos.

Una persona sana no suele desarrollar neumonía fúngica. Si un médico detecta que se trata de un caso provocado por hongos, hará estudios para saber cuál es la condición base que está golpeando al sistema inmune del paciente.

Patógenos hospitalarios

Las neumonías adquiridas tras hospitalizaciones o en centros de salud son más complicadas, ya que muchas veces se dan por la infección con bacterias resistentes a los antibióticos utilizados para tratar las neumonías comunes.

Los pacientes que requieren de respiradores o están en tratamientos con diálisis son más susceptibles a este tipo de neumonía conocida como hospitalaria.

Aspiración de líquidos o vómito

La neumonía por aspiración se da cuando una persona inhala líquidos o su propio vomito, pasando al sistema respiratorio y no al digestivo. Si bien puede darse en cualquier individuo, es más común entre quienes poseen dificultades para tragar, problemas neurológicos o están bajo los efectos del alcohol o drogas.

La neumonía es una enfermedad que se puede complicar rápidamente, por eso es importante acudir al médico ante síntomas que se salen de los de un resfrío común y que afectan la respiración, generando también dolor en el pecho y sensación de ahogo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.