Causas de la parálisis facial

La parálisis facial es la incapacidad de mover uno o más músculos del rostro de manera temporal o permanente, pudiendo obedecer a una serie de condiciones de salud y que van desde daño en los nervios de la zona a lesiones traumáticas o derrames cerebrales,  entre otras.

Este tipo de parálisis puede darse en personas de cualquier edad, incluyendo recién nacidos y son síntoma de una enfermedad mayor que puede resultar grave y hasta mortal, por lo que se requiere consultar a un médico de manera inmediata ante cualquier señal.


¿Qué causa la parálisis facial? Esta condición se da por diferentes razones, por lo que conocer su origen permite tratar la enfermedad base y, en una buena parte de los casos, recuperar el movimiento total o al menos parcial de los músculos afectados.

La parálisis facial impide los movimientos de uno o varios de los músculos del rostro, afectando a personas de todas las edades

Inflamación nervio facial

Existe un tipo de parálisis facial bautizada como parálisis de Bell, que se debe a una inflamación del nervio facial. Su origen puede estar en una enfermedad infecciosa generalmente viral o, condiciones autoinmunes.

La parálisis de Bell puede presentarse en personas de cualquier edad, incluso niños, pero es más común en ancianos y embarazadas. Quienes sufren diabetes o alguna condición que afecte el sistema inmune, también tienen mayor riesgo de sufrirla.

La gran mayoría de los pacientes recuperarán el movimiento en su rostro en un plazo corto o mediano, todo depende de su estado de salud general y qué tan grande es el daño en el nervio que se encuentra inflamado.

Accidente cerebrovacular

La parálisis facial es una de las primeras señales de que se está sufriendo un accidente cerebrovascular (ACV), el cual se compromete el flujo el flujo sanguíneo a ciertas zonas del cerebro, afectando su funcionamiento.

Tumores

Tumores cerebrales o que afecten los nervios del rostro pueden causar parálisis facial. En estos casos los problemas se presentan de forma lenta, por lo que el afectado muchas veces no se dará cuenta de que está enfermo, hasta que presente síntomas más fuertes.

Daño cerebral

El daño cerebral, ya sea traumático o causado por enfermedades, puede provocar parálisis facial. Traumatismos sufridos durante el parto suelen resultar en este tipo de condiciones en bebés recién nacidos, aunque también puede presentarse tras accidentes en personas de cualquier edad.

Sarcoidosis

La sarcoidosis es una enfermedad que provoca inflamación en diferentes órganos, ganglios y tejidos del cuerpo. Una de sus consecuencias puede ser la parálisis facial. Hasta ahora los médico no saben qué causa este problema de salud que afecta con más frecuencia a mujeres adultas entre los 20 y 40 años.

Enfermedad de Lyme

Una de las posibles consecuencias de la enfermedad de Lyme es la parálisis facial. Se trata de una condición provocada por la picadura de garrapatas portadoras de la bacteria Borrelia burgdorferi. Esta enfermedad es grave y genera grandes complicaciones para quienes se contagian con ella.

Enfermedades infecciosas virales

Existen enfermedades infecciosas provocadas por ciertos virus que pueden causar parálisis facial en casos más bien extremos. Entre ellas destacan la varicela, herpes simple, paperas, mononucleosis, rubeola, influenza tipo B, infecciones en el oído medio y las provocadas por citomegalovirus y adenovirus entre otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.