Causas de la obesidad

La obesidad es una condición caracterizada por un exceso de peso corporal y que se pueden presentar en personas de todos los sexos y edades. Si bien muchos la atribuyen solo a malos hábitos, las causas de la obesidad son más complejas que solo alimentación inadecuada y falta de ejercicio.

Se estima que el 39% de los adultos tiene exceso de peso según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), siendo uno de los detonantes de problemas de salud graves como la hipertensión, diabetes, colesterol alto y otras que desencadenan en enfermedades que pueden resultar mortales como es el caso de las cardíacas.


Exceso de peso y obesidad no es lo mismo. Una persona excedida de peso tiene un Índice de Masa Corporal (IMC) mayor a 25, mientras que para ser considerado obeso el IMC tiene que superar los 30. En todo caso, es muy común que los kilos de más se sigan juntando y alguien excedido de peso se convierta en obeso.

Los malos hábitos alimenticios son la principal causal de obesidad

Causas de la obesidad

La obesidad no tiene como causa única el consumir más alimento que el que se necesita, sino que puede ser provocada por factores que están fuera del control de las personas y que requieren un tratamiento médico específico para sanarlas y así lograr la baja de peso.

Malos hábitos alimenticios

La principal causa de obesidad son los malos hábitos alimentarios, en los que la persona consume más calorías que las que quema en el día a día. Estas se transforman en reservorios de grasa que se van acumulando en el cuerpo.

El cuerpo podría quemar esas calorías mediante ejercicio físico, pero al llevar una vida sedentaria eso no ocurre y la persona sube de peso llegando a niveles donde se le considera obeso, algo que se da tanto en adultos como en niños, incluyendo a los menores de 5 años.

Problemas hormonales

El exceso o falta de ciertas hormonas puede causar obesidad, siendo una de las razones médicas más comunes detrás del desarrollo del exceso de peso, incluso en personas con buenos hábitos alimentarios que además no encuentran buenos resultados con dietas tradicionales y ejercicio.

El hipotiroidismo, mal funcionamiento de la glándula tiroides y el síndrome de Cushing, que provoca la producción excesiva de cortisona, son de las enfermedades hormonales que más se suelen asociar con la obesidad. Ambas tienen tratamiento y una vez que se corrigen o controlan, los pacientes pueden volver a tener un peso saludable.

Efecto secundario de tratamientos médicos

Existen medicamentos que tienen como uno de sus efectos secundarios el aumento de peso, ya que inciden en el metabolismo. Entre los fármacos que pueden contribuir al desarrollo de la obesidad están los corticoides y medicamentos para la epilepsia y otras condiciones neurológicas.

Los médicos que prescriben medicamentos que podrían provocar un alza de peso, deben indicárselo sus pacientes para desarrollar estrategias que prevengan el desarrollo de obesidad, ya que esta también tiene un fuerte impacto sobre su salud.

Causas genéticas

Los hijos de padres obesos tienen un 25 % más de probabilidades de serlo y, parte de ellos responde a características genéticas que inciden en el metabolismo o el desarrollo de condiciones que lleven al alza de peso.

Padres obesos pueden traspasar malos hábitos a sus hijos que les lleven a ser obesos, por lo que no siempre es algo genético, sino que de educación de costumbres alimenticias y de ejercicio nocivas.

La obesidad es peligrosa y no solo complica el día a día de las personas sino que las puede llevar a la muerte, por lo que la educación sobre buenos hábitos de vida y la ayuda médica para controlar el exceso de peso atacando su causa, son claves para evitar esta condición que es una verdadera epidemia a nivel mundial.