Causas de un tsunami

Los tsunamis son un desastre natural caracterizado por olas de gran tamaño que golpean con mucha energía las costas creando fuertes daños e inundaciones, pudiendo ser más o menos graves dependiendo de su alcance y severidad.

Conocidos también como maremotos, los tsunamis son provocados por fuertes movimientos en el suelo acuático como es el caso de los terremotos, creando una onda capaz de provocar estas olas de gran magnitud que pueden alcanzar sectores bastante alejados del epicentro del terremoto.


Los maremotos pueden resultar incluso más destructivos que el desastre natural que los causa. Para que estas olas grandes caigan dentro del concepto de tsunami deben ser mayores a 9 metros, pudiendo alcanzar en algunos casos los 30 metros. Gracias a la tecnología moderna, es posible predecir un maremoto y dar alarma a la población para que tome resguardo.

¿Qué causa un tsunami? Si bien la mayoría son por movimientos provocados por terremotos, existen otros factores naturales capaces de generar un maremoto, el cual no debe confundirse con marejadas u otros aumentos en el oleaje provocados por tormentas o huracanes entre otros.

Terremotos


Un movimiento sísmico mayor que tenga como epicentro el fondo marino, genera desplazamientos de placas que provocan que el agua suba con la consiguiente formación de olas con fuerza y tamaño exagerado.

Estas olas viajan a una velocidad que puede ir entre los 10 a 100 kilómetros por hora y, llegar a las costas ya sea minutos o incluso varias horas después del terremoto. Al moverse por los océanos, el tsunami puede alcanzar lugares alejados del sismo, adentrándose bastante dentro del terreno antes seco.

Erupciones volcánicas

Una erupción volcánica, especialmente cuando se da cerca de la costa o se produce en un volcán submarino, también es capaz de generar la suficiente energía para mover el fondo marino y generar un tsunami.

Deslizamientos de tierra y fracturas geológicas

El deslizamiento de tierra o la fractura de formaciones geológicas cerca de la costa, en sus bordes o interior también puede causar un tsunami en casos muy aislados, siendo bastante infrecuentes.

Meteoritos

Teóricamente, la caída de un meteorito sobre suelo firme o algún océano generaría una onda expansiva lo suficientemente fuerte para generar un tsunami. Hasta hora no se conocen casos de maremotos provocados por meteoritos, pero los científicos afirman que sí serían posibles.

Los tsunamis son más comunes en el llamado cinturón de fuego del Pacífico y en el océano Índico. En los lugares más vulnerables existen medidas de mitigación, además de planes y simulacros de evacuación de manera de que la gente sepa qué hacer ante una alarma o, un sismo fuerte que puede reunir las características para generar un maremoto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.